DIU

Los DIU, también llamados “dispositivos intrauterinos” consisten en una pieza en forma de “T” que se coloca en el interior del útero con un fin abortivo. Los soportes pueden ser de acero, cobre, plástico, polietileno, o combinaciones, a las que se le suele adaptar un filamento de cobre enroscado en forma de espiral alrededor de dicho soporte, o que contiene una cierta cantidad de progestínico. Su mecanismo de acción es impedir la implantación del embrión humano en la cavidad uterina (endometrio).

 

La implantación del embrión puede ser impedida por tres mecanismos:

Efecto mecánico: la introducción del DIU causa en la mucosa de la cavidad uterina la reacción frente a un cuerpo extraño. Se produce una inflamación, que determina la liberación de glóbulos blancos o de células endometriales que ejercen una acción nociva sobre los espermatozoides o sobre el embrión, de modo que impide su implantación y el proseguimiento del embarazo. Por lo dicho, el DIU es netamente abortivo.

Efecto biológico del cobre: el ion cobre sustituye al ion zinc, que es constitutivo esencial de diversos sistemas enzimáticos, principalmente presentes en los mecanismos de respiración celular y necesarios para las reacciones fisiológicas que conducen a la fecundación y posterior  implantación del óvulo fecundado. El cobre produce así una inhibición en relación con diversas enzimas endometriales por lo cual es alterado o bloqueado totalmente el pasaje de la fase proliferativa (primera mitad del ciclo menstrual) a la fase secretiva del endometrio, indispensable para garantizar una correcta implantación del embrión. El cobre también aumenta la fluidez del mucus endometrial, lo que obstaculiza también la implantación del blastocisto, tendiendo a resbalar por las paredes uterinas sin tomar contacto estable con ellas.

Por el efecto hormonal de la progesterona: produce una atrofia glandular que impide la implantación del blastocisto. Esto no es otra cosa que una potenciación de la acción abortiva. La progesterona también volvería denso el mucus cervical, haciéndolo difícilmente penetrable por los espermatozoides.

Se ha discutido mucho sobre cuál es el principal efecto en los dispositivos intrauterinos: si la acción espermicida o la acción abortiva. El Dr. Joseph A. Spinato, de la Cátedra de Obstetricia y Ginecología de la Universidad de Louisville, recopilando bibliografía al respecto concluye: “la inhibición de la implantación del óvulo fecundado es el principal mecanismo (sino el exclusivo) de acción del DIU”. Por tal motivo, “colocarlo a una paciente sin advertirle previamente el mecanismo abortivo del DIU es una injusticia legal que viola el “consentimiento informado” obligatorio en todas las legislaciones, incluso en las que aprueban estos medios y el mismo aborto[1].”

Entre los efectos colaterales que produce el DIU se señalan: menstruaciones dolorosas, menorragia, calambres durante o después de la colocación del DIU, aumento de pérdidas vaginales. Entre las complicaciones algunas son particularmente severas: riesgos de graves infecciones pélvicas, de embarazos ectópicos, de infertilidad, de perforaciones del útero durante la inserción o después de ella, abortos espontáneos cuando el embrión se implanta a pesar de la presencia del DIU, infecciones uterinas.


[1] Cf. J. SPINATO, “Mechanism of action of intrauterine contraceptive devices and its relation to informed consent”, American Journal of Obstetrics and Ginecology (marzo 1997) 503-506.

Anuncios