Aparato reproductor femenino

El aparato reproductor femenino está constituido por una serie de órganos y glándulas cuyo objetivo común es conseguir la fecundación del ovocito por el espermatozoide, la posterior implantación, el desarrollo de la gestación y el parto. Se encuentra situado en la cavidad pelviana, y está formado por: Órganos genitales Externos (Monte de Venus y Vulva) y Órganos genitales Internos (Útero, Ovarios, Trompas de Falopio y Vagina)

Órganos genitales Externos

Monte de Venus: Prominencia formada por una gruesa capa de tejido graso, cubierta por piel, situada delante de la sínfisis pubiana. Tiene forma triangular de base superior cubierta de vello que aparece en la pubertad y persiste toda la vida.

Vulva: Hendidura sagital mediana que anatómicamente se divide en dos regiones:

Región labial:

  • labios mayores: rodetes cutáneos ricos en grasa que cubren los labios menores. Miden 7 a 8 cm. de largo por 2 cm. de ancho. Contienen numerosas glándulas sebáseas y sudoríparas.
  • labios menores o ninfas: situados por dentro de los mayores, están recubiertos enteramente por mucosa. Rodean el vestíbulo de la vagina y el orificio uretral.
    En su cara interna, desembocan a ambos lados los orificios excretores de las glándulas de Bartholino, cuya secreción se halla bajo la dependencia de los impulsos nerviosos provocados por la excitación sexual. Forman, por encima del clítoris, el capuchón o prepucio, y por debajo, el frenillo clitorideano.
  • clítoris: pequeño órgano compuesto por tejido eréctil localizado justo por debajo de la unión de los labios menores y por encima del meato urinario.

Región vestibular: Región que se extiende entre los labios menores y el orificio de la vagina. En ella desemboca el meato uretral, y se puede observar en mujeres vírgenes el himen.

El himen es un repliegue membranoso que oblitera parcialmente el orificio inferior de la vagina. Generalmente presenta una perforación en el centro (himen anular) que tiene por objeto dar salida a la sangre menstrual. La abertura puede también tener otras formas: falciforme (en media luna), cribiforme (con varios orificios), labiado (formado por dos lengüetas laterales).

El himen desgarrado por la primer relación sexual (desfloración) queda dividido en varias lengüetas que habitualmente respetan su borde adherente. Después del primer parto se destruye por completo, y está representado por crestas irregulares ubicadas en la parte inferior de la vagina, denominadas carúnculas mirtifomes.

Órganos genitales Internos

Útero

Es el órgano de la gestación y tiene por función alojar y nutrir al feto y evacuarlo en el momento adecuado. Es un órgano esencialmente muscular, tapizado internamente por una mucosa (endometrio) que sufre modificaciones cíclicas a lo largo de la vida genital de la mujer. Presenta importantes transformaciones morfológicas y funcionales durante la gravidez.

Forma y situación: Tiene la forma de una pera invertida y está situado en la cavidad pelviana, entre la vejiga y el recto.

Tamaño y peso: Mide aproximadamente 6 a 7 cm. de longitud, 3 a 5 cm. de ancho y 3 a 4 cm. de espesor en las nulíparas (mujeres que no han tenido hijos); en las multíparas estas dimensiones están aumentadas en 1 a 2 cm. Pesa 40 a 50 gr. en las nulíparas y 70 a 80 gr. en las multíparas.

Partes y relaciones: Consta de una parte superior o cuerpo y una parte inferior denominada cuello o cervix. Ambas partes están unidas por un estrechamiento llamado istmo. El cuerpo es aplanado de delante a atrás y de forma triangular. Su parte superior se denomina fondo uterino. Presenta dos caras: la cara anterior está recubierta por peritoneo y separada de la vejiga por el fondo de saco vésico-uterino; la cara posterior corresponde al recto, del que está separado por el fondo de saco recto-vaginal (Douglas). Los bordes laterales corresponden al ligamento ancho, a la arteria uterina y al plexo venoso que la acompaña. Su parte inferior se confunde con el cuello a nivel del istmo; la parte superior (fondo) está en relación con las asas intestinales.

El cuello tiene forma cilíndrica. La vagina que se inserta en su circunferencia lo divide en tres porciones: supravaginal, vaginal e intravaginal. Esta última, denominada también “hocico de tenca”, tiene 8 a 10 mm. de largo y 20 a 25 mm. de ancho. Presenta la forma de un cono de vértice inferior en el cual desemboca el orificio cervical interno, que tiene forma puntiforme en las nulíparas, y transversal en las multíparas.

Posición y dirección: En conjunto, el útero está normalmente inclinado de abajo hacia arriba y de atrás hacia delante. Se halla al mismo tiempo:

  • en anteversión: el eje de conjunto del órgano forma con el eje de la vagina un ángulo abierto hacia abajo y hacia adelante.
  • en anteflexión: el eje del cuerpo forma con el eje del cuello un ángulo también abierto hacia abajo y delante de aproximadamente 120°.

Medios de fijación: El útero es un órgano a la vez sumamente fijo y móvil. Está fijado a nivel del istmo, a la altura del punto central del útero. Alrededor de este punto fijo el cuerpo y el cuello pueden realizar movimientos bastante importantes. Esta fijación se halla asegurada por:

  • ligamentos redondos, que se dirigen hacia delante y penetran en el trayecto inguinal;
  • ligamentos vésico-uterinos y pubo-vesicales: se extienden hacia adelante entre el útero y la vejiga y entre esta y el pubis, respectivamente;
  • ligamentos útero-sacros, que se dirigen hacia atrás y se insertan en el sacro;
  • ligamentos anchos, que parten de los bordes laterales, hacia las paredes de la pelvis;
  • ligamentos cardinales o de Mackenrodt: unen los bordes laterales del cuello a las paredes laterales de la pelvis.

Estructura: El útero está formado por tres capas, que son, desde la superficie hacia adentro: una serosa (perimetrio o peritoneo), una muscular (miometrio) y una mucosa (endometrio).

  • Serosa: El peritoneo, al abandonar la cara posterior de la vejiga, se dirige al útero revistiendo tanto la cara anterior y la posterior y fundiéndose a nivel de los bordes laterales del útero, para formar los ligamentos anchos.
  • Muscular: Está especialmente desarrollada y compuesta a su vez por tres capas:

–  una externa: delgada, de dirección transversal;

–  una media: la más gruesa e importante, formada por fibras en espiral. En ella discurren numerosos vasos sanguíneos, por lo cual también se denomina capa vascular. Cumple destacada función en el trabajo de parto y para evitar hemorragias posteriores al mismo (puesto que al contraer sus fibras detienen el sangrado de los vasos que transcurren en su interior).

–  una interna: circular, más desarrollada  a nivel de la desembocadura de las trompas y de la parte inferior del istmo.

  • Mucosa: Reviste de modo uniforme toda la superficie interior del órgano. A nivel del cuerpo recibe el nombre de endometrio, y a nivel del cuello se denomina endocérvix.

El espesor y las características del endometrio varían según la fase del ciclo en que se encuentre. En la fase progestacional o luteínica (día 15 a 28 del ciclo) que depende de la progesterona secretada por el cuerpo amarillo del ovario, las glándulas y las arterias se hacen tortuosas y el tejido se torna suculento; en consecuencia, en el endometrio se identifican tres capas: compacta o superficial, esponjosa o intermedia y basal. Si el ovocito es fecundado las glándulas presentan una mayor actividad secretora y las arterias tortuosas (en espiral) forman un lecho capilar denso inmediatamente subyacente a la superficie. Si el ovocito no es fecundado, el cuerpo amarillo involuciona y el endometrio, por falta de estímulo hormonal se descama, la sangre escapa de las arterias y se desprenden pequeños fragmentos de estroma y glándulas (fase menstrual). Durante los 3 o 4 días siguientes las capas compacta y esponjosa son expulsadas y sólo se conserva la capa basal. Esta capa está irrigada por sus propias arterias y actúa como capa regenerativa para la reconstrucción de las glándulas y las arterias en la fase proliferativa.

El cuello uterino o Endocérvix desde el punto de vista de los métodos naturales, el cuello uterino es la parte que más importancia tiene, ya que es aquí donde se produce el moco cervical, uno de los parámetros fundamentales para la valoración de la fertilidad o infertilidad de cada momento.

El endocérvix tiene forma cilíndrica y su longitud varía entre 2,5 y 3 cm.; termina siendo protusión en la porción superior de la vagina y se denomina “portio”. El revestimiento externo del mismo se denomina ectocérvix y está constituido por un epitelio plano estratificado similar al de la vagina. Su función es protectora y segrega glucógeno. El revestimiento interno se llama endocérvix y presenta las criptas productoras de moco.

Moco Cervical

El moco cervical es una secreción compleja que se produce de forma constante en las criptas específicas para esta función que se encuentran en el cuello del útero. Según el Dr. Odeblad, de la Universidad de Umea (Suecia), el cuello tiene cuatro tipos diferentes de criptas, las cuales producen cuatro tipos de mocos:

–          moco tipo EL

–          moco tipo ES

–          moco tipo EP

–          moco tipo G

Entre las aberturas de las criptas hay algunas células, las células tipo F, que producen un moco que no tiene función fisiológica como los tipos anteriores, pero que sí tiene una función específica en la reproducción e importancia en los síntomas de fertilidad e infertilidad. Según el predominio de una u otra hormona, la consistencia, composición, y cantidad de moco serán distintas:

El predominio estrogénico dará como resultado un moco fluido, transparente, elástico que escurre por el cuello del útero y después por la vagina de forma que la mujer podrá no sólo verlo y recogerlo en la vulva, sino sentirlo como una sensación resbalosa.

La progesterona que se segrega en el cuerpo amarillo o lúteo, que son los restos celulares de un folículo roto, es responsable de un moco denso y compacto, que queda en el cuello del útero a modo de barrera natural que protege al útero.

La cantidad de moco que se produce durante el ciclo es directamente proporcional a la cantidad de hormonas segregadas. Al principio del ciclo, cuando la mujer es infértil, las glándulas producen unos 20 a 60 mg/día en mujeres sanas en edad reproductiva, para aumentar a 700 mg/día durante la fase preovulatoria. La producción de moco también depende de la edad. Además, en las mujeres jóvenes el moco muy fértil suele estar presente más tiempo, a los 20 años unos cuatro o cinco días; a partir de los 35 años va disminuyendo.

Tipos de moco

La estructura y función del moco y su relación con la fertilidad han sido investigadas por el Dr. Odeblad. En 1976 Odeblad publicó el descubrimiento de diversos tipos de moco cervical.

  • Moco G (“G” de gestagénico) es producido por la progesterona. Este moco se observa en más cantidad durante los días infértiles del ciclo (después de la menstruación y en la fase postovulatoria), es de consistencia espesa, grumosa, hace de tapón del cuello del útero y sirve al mismo tiempo de soporte para el resto del moco que se encuentra más arriba del canal cervical.
  • Moco E (“E” de estrogénico) está producido por los estrógenos. Es un moco más fluido y dentro de este hay diferentes subtipos:

–   el Moco EL (“L” de “Locking-in”), primer moco probablemente fértil, blando, que proporciona la sensación de humedad. Se denomina así por la capacidad de atrapar y encerrar espermios mal formados no aptos para la fecundación y constituye la estructura mecánica para el moco ES.

–   el Moco ES (“S” de “Sperm Transmission”), que es el moco que habla de la máxima fertilidad, proporciona la sensación lubricante y facilita el ascenso de los espermatozoides.

–   el Moco EP (“P” de “Peak”), descubierto en 1990, y se presenta en máxima cantidad el día pico. Su función principal es llevar los espermatozoides de las criptas S a la cavidad uterina.

Ultraestructura

El Moco G forma una red densa con uniones transversales. Este moco no deja pasar a los espermatozoides por su estructura enredada, su alta viscosidad y porque los agujeros que forman la mallas son más pequeños que las cabezas de los espermatozoides. Por estos motivos el Moco G se considera un moco “infértil”.

El Moco E se presenta como largas cuerdas que forman canales que son debidos al ensanchamiento de las mallas. Este moco SI deja pasar a los espermatozoides. Facilita su ascensión por su baja viscosidad y porque los canales que forman son más anchos que las cabezas de los espermatozoides. Es un moco rico en elementos nutritivos y suministra a los espermatozoides la energía suficiente para recorrer el largo camino hacia las trompas y para estar almacenados en el moco durante unos días hasta que ocurra la ovulación (supervivencia hasta 5 días). Por todo esto al Moco E se le considera un moco Fértil.

Funciones

  • Proteger a los espermatozoides del ambiente ácido de la vagina.
  • Nutrir a los espermatozoides.
  • Filtrar los espermatozoides de mala calidad.
  • Seleccionar los espermatozoides para la fecundación.
  • Facilitar el ascenso de los espermatozoides.
  • Asepsia química contra las infecciones.
  • Constituye una barrera mecánica entre el útero y la vagina.

Esquema del útero en stuación de infertilidad: el cuello está cerrado, el moco forma un tapón que no deja pasar a los espermatozoides. El ovario se encuentra en la fase postovulatoria con un cuerpo lúteo. Al lado la ultraestructura del moco G en forma de mallas estrechas.

Ovario

Los ovarios o gónadas femeninas son dos glándulas que, en condiciones normales, tienen como función liberar mensualmente un solo óvulo maduro y, a la vez, producir estrógeno y progesterona que preparan al endometrio para la implantación del huevo fertilizado en el momento adecuado del ciclo.

La porción distal de la trompa uterina se curva en torno al ovario de modo que las fimbrias lo recubren pero sin llegar a contactar con él.

Forma, tamaño y peso: Tienen forma elíptica, achatada, de color blanco grisáceo y de consistencia firme. Su superficie es lisa antes de la pubertad, y luego de la misma se vuelve irregular debido a los folículos de De Graff en evolución y a las cicatrices que deja su ruptura (semejando una gran almendra). La dirección del eje del ovario es casi vertical en las nulíparas y oblicuo hacia abajo y adentro en las multíparas.

Sus dimensiones varían a lo largo de la vida de la mujer. Miden, como promedio, 3,5 cm. de longitud, 2 cm. de ancho y 0,5 a 1 cm. de espesor.

Pesan aproximadamente 4 a 8 gr.

Situación y medios de suspensión: Los ovarios se hallan situados a ambos lados del útero, por detrás del ligamento ancho y aplicados a la pared lateral de la excavación pelviana.

Sus medios de suspensión lo constituyen:

  • el meso-ovario, que lo une a la hoja posterior del ligamento ancho;
  • el ligamento útero-ovárico, que se extiende hasta el útero;
  • el ligamento tubo-ovárico, que lo une a la trompa; y
  • el ligamento lumbo-ovárico (ligamento suspensorio del ovario), que lo une a la pared posterior de la pelvis.

Estructura: al corte podemos observar que los ovarios están constituidos por:

  • Zona medular o central (médula): no contiene folículos. Posee vasos sanguíneos, tejido conjuntivo, y algunas fibras musculares.
  • Zona o capa cortical (corteza): comprende a su vez:

–   epitelio superficial simple, de células cilíndricas (mal llamado “epitelio germinal”);

–   túnica albugínea: situada por debajo de la anterior, y compuesta por tejido conjuntivo;

–   zona ovígena: es la más profunda de la corteza y está formada por tejido conectivo denso, donde aparecen:

  • folículos primordiales
  • folículos en maduración
  • folículos de De Graff
  • cuerpos amarillos

Los folículos mencionados contienen las células sexuales femeninas o gametos, denominados ovocitos, que después de la pubertad se presentan en distintos estadios de desarrollo. El número de folículos primordiales varía a lo largo de la vida de la mujer. Se calcula que la recién nacida tiene entre 700.000 y 2.000.000. Dado que durante los siguientes años de la niñez la mayor parte de estos folículos experimentan atresia, al comienzo de la pubertad solo hay alrededor de 40.000. Únicamente en esta etapa los folículos primordiales se convierten en folículos maduros o de De Graff.
Es importante reconocer que algunos ovocitos contenidos dentro del folículo primordial alcanzan la madurez en etapa avanzada de la vida, es decir, han permanecido inactivos durante 40 años o más.

Funciones:

  • Función generativa: consiste en la maduración folicular y posterior ovulación (que tiene por finalidad disponer una célula sexual u óvulo por ciclo) y la estimulación del endometrio a través de sus hormonas, preparándolo para la eventual implantación o anidación.
  • Función vegetativa: por la cual todo el aparato genital (trompa, útero, vagina, genitales externos) recibe el estímulo trófico para su desarrollo y funcionamiento.
  • Función somática: comprende la acción del ovario sobre el resto del organismo, al que imprime los caracteres de femineidad.

Trompas de Falopio

Son dos conductos largos que se encuentran en la vecindad de los ovarios y terminan introduciéndose en los ángulos laterales del útero.

Dimensiones: Su longitud es de 10 a 14 cm. Su diámetro exterior mide aproximadamente 3 mm. en el ángulo del útero, y aumenta progresivamente de dentro hacia fuera, alcanzando en su extremo externo 7 a 8 mm.

Partes: Se distinguen en las trompas cuatro partes, que son de dentro hacia fuera:

  • porción intersticial o intramural: está situada en el espesor de la pared uterina, mide 1 cm. y su diámetro interior alcanza 0,5 mm. Su orificio interno se denomina “ostium uterinum”
  • porción ítsmica: es cilíndrica, de consistencia firme, y mide 3 a 4 cm. de longitud.
  • ampolla: es la parte más voluminosa y más larga de la trompa. Alcanza, en efecto, 7 a 8 cm. de longitud y 7 a 8 mm. de diámetro. No es cilíndrica sino aplanada y su consistencia es débil.
  • pabellón o infundíbulo: es un embudo que se ensancha bruscamente en el extremo de la ampolla. Termina en pequeñas lengüetas denominadas fimbrias que, en número de 10 a 15, rodean al “ostium abdominal” de la trompa, que mide aproximadamente 2 mm. Entre las fimbrias hay una más larga y ancha conocida como franja tubo-ovárica o de Richard, que se une al ovario.

Histología: La pared de las trompas está formada por las mismas tres capas del útero (mucosa, muscular y serosa). La mucosa que tapiza la cara interna de la pared forma un gran número de pliegues que se acentúan en la región ampular. Está revestida por un epitelio cilíndrico que posee microvellosidades y cilias vibrátiles. La vibración ciliar de éste epitelio desempeña un importante papel en el transporte del óvulo hacia la cavidad uterina.  La capa muscular está compuesta por músculo liso, con fibras longitudinales y anulares, que juegan un papel importante en los movimientos peristálticos de la trompa.

Funciones:

  • Recoger (gracias a las fimbrias) el óvulo liberado de la superficie del ovario (recordemos que las trompas son sumamente móviles).
  • Conducir y transportar el óvulo o el cigoto (en caso que haya habido fecundación) hacia la cavidad uterina, gracias a la acción de los cilios y la musculatura de la trompa.
  • Es el lugar de la fertilización, función principal de la reproducción sexual humana.

Vagina

Es un conducto músculo-membranoso que se extiende desde el cuello uterino a la vulva. Es el órgano de copulación de la mujer y está situada en la cavidad pélvica, por delante del recto, por detrás de la vejiga y por debajo del útero. Su dirección es oblicua hacia abajo y hacia adelante.  Histológicamante, la pared vaginal se compone de tres túnicas concéntricas que de fuera adentro son; túnica conjuntiva, túnica muscular y túnica mucosa.

Forma y dimensiones: Si está vacía, la vagina es aplanada por delante y por detrás. Sus dos paredes (anterior y posterior) se adosan en caso toda la longitud del conducto, salvo en los dos extremos. Su longitud es, por término medio, 8 cm. (la pared posterior alcanza los 9 cm.).

Anuncios