Aparato reproductor masculino

El Aparato reproductor masculino está formado por órganos cuyas funciones son producir, transferir y, finalmente, introducir el esperma maduro en el tracto reproductor femenino, donde se producirá la fertilización.

En los seres humanos, la madurez sexual y, con ella, la capacidad reproductora aparece en la pubertad(aproximadamente a los 13 a 16 años en el varón).

Este aparato está constituido por los siguientes órganos:

  • Testículos o gónadas masculinas: encargados de producir los gametos o células sexuales masculinas que reciben el nombre de espermatozoides. Están situados por debajo del pene y envueltos por un saco alargado verticalmente llamado saco escrotal.
  • Vías espermáticas: sirven para conducir el esperma hacia el exterior del organismo. Están constituidas  por:

–       epidídimos,

–       conductos deferentes,

–       conductos eyaculadores y

–       uretra.

  • Glándulas anexas: producen secreciones que sirven para nutrir, transportar y madurar el esperma. Son:

–       las vesículas seminales,

–       la próstata y

–       las glándulas bulbo-uretrales de Cowper.

  • Pene: órgano copulador del hombre compuesto por tejido eréctil.

Testículos

Forma y tamañoSon dos pequeñas glándulas ovóideas que miden aproximadamente 4 a 5 cm. de longitud, 3 cm. de ancho y 2,5 cm. de espesor. De consistencia firme y provistos de una sensibilidad particular. Pesan aproximadamente 15 a 20 gramos y se encuentran ubicados en el saco escrotal. Su polo superior está recubierto por el epidídimo.


La contracción de las fibras del músculo dartos producen una ligera elevación de los testículos y arrugamiento del saco escrotal. Además, la contracción del músculo cremaster producirá una elevación significativa de los testículos. De ésta manera, los testículos son llevados hacia arriba contra el perineo. La excitación sexual y el frío son estímulos que contraen ambos músculos.
Envolturas
El saco escrotal es una bolsa recubierta por piel y suspendida en la región perineal. Internamente está dividida por un tabique en dos sacos, cada uno de los cuales contiene un testículo, un epidídimo y la parte inferior de un cordón espermático. Las envolturas del testículo, en número de siete, se superponen en el mismo orden que las capas de la pared abdominal, encontrándose desde la superficie a la profundidad: 1) la piel o escroto; 2) el dartos; 3) la túnica celular subcutánea; 4) la túnica fibrosa; 5) la túnica muscular o músculo cremaster; 6) la túnica fibrosa profunda y 7) la túnica vaginal.

Al elevarse el escroto y aproximarse al calor de la pared perineal, la temperatura de los testículos (localizados fuera de la cavidad abdominal) puede mantenerse a un nivel más constante en un ambiente frío.

La temperatura necesaria para la formación de esperma es de unos 3 °C por debajo de la temperatura corporal normal; esta es la razón funcional que justifica la situación de los testículos fuera de la cavidad corporal donde estarían sujetos y expuestos a lesiones traumáticas. Ambos testículos están suspendidos en el saco por su anclaje al tejido escrotal (ligamento escrotal) y por los cordones espermáticos.

Estructura internaLos vasos sanguíneos testiculares, llamados colectivamente vasos o conductos aferentes, alcanzan los testículos viajando dentro del cordón espermático.

Una cápsula fibrosa y densa llamada túnica albuginea encierra cada testículo, enviando al interior de la glándula septos o tabiques que lo dividen en aproximadamente 200 lóbulos de forma cónica. Su espesor, que es por término medio de un mm. aumenta a lo largo del borde superior del testículo, principalmente en la mitad anterior donde presenta un notable engrosamiento llamado cuerpo de Highmore.

Luego, una serie de conductos espermáticos, denominados conductos eferentes, drenan la rete testis y perforan la túnica albuginea para entrar en la cabeza del epidídimo.Cada lóbulo contiene células especializadas intersticiales llamadas células de Leydig y uno a tres conductos o túbulos seminíferos de forma espiróidea (que si se desenrollaran medirían 75 cm. de longitud). Estos se unen en un solo conducto colector, corto, delgado y rectilíneo denominado tubo recto, y hay tantos de ellos como lóbulos. Los tubos rectos de cada lóbulo se reúnen para formar un plexo llamado rete testis (red testicular).

Al corte microscópico se puede observar que la pared de los conductos seminiferos contiene 5 o más capas celulares: son las células germinativas masculinas en proceso de maduración. Las células de Sertoli, irregulares y elongadas, son células de soporte que proporcionan apoyo mecánico y protección a las células germinales en desarrollo. También desempeñan un activo papel en la eventual liberación de los espermatozoides maduros hacia la luz de los conductos seminíferos.

En los tabiques de tejido conectivo circundante se observan las células intersticiales de Leydig, que son las productoras de hormonas masculinas (testosterona) y se hacen más prominentes en los septos circundantes.

En la pubertad, cuando comienza la madurez sexual, aparecen células espermatogénicas en distintos estadios evolutivos, y las células de Leydig.

FuncionesLas funciones de los testículos son dos:

  • Espermatogénesis (producción de espermatozoides)
  • Secreción hormonal (principalmente testosterona, producida por las células de Leydig)
    La testosterona realiza las siguientes funciones generales:

–    Apoya la producción de semen.

–    Proporciona la “masculinidad” (desarrollo y mantenimiento de los caracteres sexuales secundarios) de órganos accesorios como la próstata y las vesículas seminales, determinando el comportamiento sexual masculino adulto.

–    Ayuda a regular el metabolismo, y es a veces denominada “hormona anabólica”, por su fuerte efecto estimulante del anabolismo protéico. Mediante este estímulo, la testosterona favorece el desarrollo de los músculos esqueléticos (responsable del mayor desarrollo muscular y fuerza masculinos) y el crecimiento óseo.

–    Colabora con el cierre de las epífisis.

–    Inhibe la secreción de FSH y LH de la adenohipófisis.

La adenohipófisis controla los testículos por intermedio de sus hormonas gonadotróficas FSH y LH:

  • La FSH estimula a los túbulos seminíferos para que produzcan espermatozoides con mayor rapidez.
  • La LH estimula a las células intersticiales para aumentar su secreción de testosterona.

Vías espermáticas

Son las vías de excreción del esperma testicular y se extienden desde los túbulos seminíferos hasta la uretra. Comprenden:

  • Tubos rectos
  • Rete testis
  • Conductos eferentes
  • Epidídimo
  • Conductos deferentes
  • Conductos eyaculador

Epidídimo: Son dos órganos alargados que cubren al testículo a la manera de un casco. Sus dimensiones son: 5 cm. de longitud, 12 mm. de ancho y 5 mm. de espesor. Pesan aproximadamente de 3 a 4 gramos. Cada epidídimo es un tubo único en espiral, encerrado en una envoltura fibrosa (túnica albugínea). Tiene un diámetro microscópico, pero mide de 5 a 6 metros de longitud. Se extiende a lo largo de la parte alta y por detrás de los testículos. Tiene forma de “coma” y se puede dividir en:

  • cabeza: superior, redondeada y voluminosa, firmemente unida al polo superior del testículo, conectándolo con los conductos eferentes.
  • cuerpo: central, de forma prismática triangular; y
  • cola: afilada porción inferior que se continúa sin franca línea de demarcación con el conducto deferente.

Funciones:

  • Sirve como uno de los tubos a través de los cuales pasa el esperma en su viaje desde el testículo hacia el exterior.
  • Sirve como almacén o depósito de esperma. Allí, los espermatozoides se encuentran depositados en un líquido ácido que inhibe el movimiento y la pérdida precoz de energía de los espermatozoides. Este almacén puede ser vaciado con dos o tres eyaculados y ser rellenado de nuevo en dos días.
  • Contribuye a la maduración del esperma.
  • Secreta una pequeña parte del líquido seminal (semen) contribuyendo con el 5% a su volumen.

Conducto deferente: En número de dos, comienza en la cola del epidídimo y termina uniéndose al conducto de la vesícula seminal, para formar el conducto eyaculador.

Mide aproximadamente 40 cm., y su diámetro es de aproximadamente 2 mm., ensanchándose a nivel de su extremo terminal (ampolla), donde alcanza 6 a 8 mm. Tiene una gruesa pared muscular que consta de tres capas, las cuales colaboran a propulsar el esperma a través del sistema de conductos.

Ascienden desde el testículo, pasan a través del trayecto inguinal como parte del cordón espermático, contornean la cara lateral de la vejiga y llegan a su cara posterior, donde se dilatan en una porción grande y tortuosa, denominada ampolla, que se une al conducto de la vesícula seminal para formar el conducto eyaculador. El esperma puede permanecer en éste conducto un tiempo variable según la actividad sexual y la frecuencia de la eyaculación; se puede almacenar más de un mes, sin que ello suponga una merma o pérdida de la fertilidad.

Conducto eyaculador: Son dos y se forman por la unión de la ampolla del conducto deferente con el conducto de la vesícula seminal, en el interior de la glándula prostática. Su función es llevar el esperma hacia la uretra.

Uretra: Es un pequeño tubo tapizado por mucosa que se extiende desde el suelo de la vejiga (trígono) hasta el exterior del organismo.

En el hombre, se extiende a lo largo de un trayecto curvilíneo de 20 cm. pasando por el centro de la próstata al abandonar la vejiga (los conductos eyaculadores desembocan en la uretra, en el interior de dicha glándula prostática).

Después de abandonar la próstata, la uretra se dirige hacia abajo y hacia delante, y luego hacia arriba, hasta entrar en la base del pene, discurriendo por el centro del cuerpo esponjoso y terminando en el meato urinario, en la punta del mismo.

Realiza, en los varones, una doble función: eliminar orina y eyacular el semen. Durante la eyaculación, se evita que la orina se mezcle con el semen gracias al cierre reflejo de los músculos esfinterianos que rodean la salida de la vejiga.

Glándulas anexas

Vesículas seminales: Son dos pequeñas bolsas membranosas elongadas, de aproximadamente 5 a 6 cm., que se encuentran en la parte inferior de la cara posterior de la vejiga, directamente frente al recto.

Constituyen reservorios en los cuales se acumula el esperma entre las eyaculaciones.

Al corte microscópico se aprecia la naturaleza ramificada y circunvolucionada del epitelio secretor, que reviste internamente las vesículas seminales.

Su función es secretar un componente líquido viscoso, amarillento, alcalino y rico en fructosa, que constituye el 60 % del volumen del líquido seminal. Esta fructosa (azúcar simple) sirve como fuente de energía para los espermatozoides tras la eyaculación. Contiene también prostaglandinas, sustancias que influyen en la formación de AMP cíclico (sustancia energética).

La actividad secretoria normal de las vesículas seminales depende de que existan niveles adecuados de testosterona.

Próstata: Es una glándula única que se localiza justo por debajo de la vejiga. Tiene la forma de una castaña o de un cono de base superior.

Hasta la pubertad, la próstata está poco desarrollada, pero en ésta época crece bruscamente. En el adulto su tamaño oscila entre 25 y 40 mm.

La próstata secreta una sustancia fina y alcalina que constituye alrededor del 30 % del volumen del líquido seminal. Esta alcalinidad ayuda a proteger el esperma frente al ácido de la uretra masculina y la vagina femenina, incrementando así la motilidad de los espermatozoides, la cual es óptima en un medio neutro o ligeramente alcalino.

Glándulas bolbouretrales (de Cowper): Son dos, y su color y forma se asemejan a las arvejas. Están ubicadas por debajo de la próstata y conectadas por un conducto de aproximadamente 2,5 cm. a la porción peneana de la uretra.

Al igual que las otras glándulas, secreta un líquido alcalino que es importante para contrarrestar el ácido que existe en la uretra masculina y en la vagina. El moco producido en estas glándulas sirve además para lubricar la uretra.

Pene

Es el órgano copulador del hombre y tiene por misión llevar el esperma a la vagina de la mujer.

Está compuesto por tres masas cilíndricas de tejido eréctil, envueltas por coberturas fibrosas separadas y mantenidas juntas por la piel que los envuelve. Los dos cilindros más grandes y superiores se llaman cuerpos cavernosos, mientras que el más pequeño e inferior, que es el que contiene la uretra, se denomina cuerpo esponjoso.

La parte distal del cuerpo esponjoso se superpone al extremo terminal de los dos cuerpos cavernosos para formar una estructura ligeramente prominente: el glande, sobre el que la piel forma un doble pliegue que da lugar a una envoltura más o menos suelta y retráctil, conocida como prepucio. La abertura de la uretra en la punta del glande se denomina meato urinario.

Funciones:

  • Contiene la uretra (conducto terminal de los tactos urinario y reproductor).
  • Es el órgano copulador del hombre. Durante la excitación sexual, el tejido eréctil del pene se llena de sangre, haciendo que el órgano se ponga rígido y crezca en diámetro y longitud. El resultado, llamado erección, hace que el pene sirva como órgano de penetración durante la relación sexual.